sábado, 21 de abril de 2018

Sobre èl

La comisura de su boca comienza a arquearse formando pequeñas arrugas a los costados de sus rosados labios, su piel jamás podrá ser tan perfecta como lo es hoy, hoy que el sol colorea sus costados, que el dorado de su luz vuelve envidioso al oro.  Y su sonrisa se dibuja arribando como viento fresco, como brisa de vida. 
Por allà, remarcando su perfección, encontramos su cabello, oscuro como la profundidad de sus pensamientos.  Y, su abrazo...., oh su abrazo, tibio y ajustado, un amoldado perfecto para mí. 
Al anochecer crecen sus raìces, fuertes y bravías, un nido donde apostarlo todo. A veces, se vuelve como la arena, liviano, viajando con el viento, refrescando la vida con el idilio de sus besos.
Aquì está él.  Él y su manía de ahorrar, él y su mirada de miel. 
Aquì está él, él y yo. Yo y él...

Resultado de imagen para amanecer

domingo, 25 de marzo de 2018

" Y "



La noche cae fresca, el viento puede sentirse chocando contra sus caras, mientras los arboles se mecen arropándolos con el sonido de sus hojas. Unos pasos vagando en la distancia interrumpen la placidez de aquel momento, la perfección de su noche.

A travesando el cristal pueden verse dos cuerpos, jugando a ser, a estár. Y puedes verlo a èl, con sus ojos de miel mirando el techo, abrazando su espera, viviendo su momento. Y puedes verla a ella, con su sonrisa de diamante, tomada de la libertad, en su paraíso personal. Y los miras, siendo uno, sin dejar de ser dos.

Y màs allà, en la distancia de sus sueños, se alcanzan algunos fragmentos de historia, de un nuevo camino. Etéreo. Hecho sòlo para dos, que suelen convertirse en uno. 




Y Èl està ahì y ella tambièn. 



lunes, 26 de febrero de 2018

Poemas en la piel

Podríamos acercarnos, labio contra comisura. 
Y, escribir poemas...
Acariciarnos con las miradas.
Y, escribir poemas...
Podríamos desgastar nuestra respiración con un beso largo.
Y, escribir poemas...
Podríamos jugar a ser ciegos. Ser nuestro dorado camino.
Y, escribir poemas...
Podríamos únicamente ser del otro y escribir poemas, poemas que sobre salgan de este mundo y se vuelvan etéreos, como el destino. Poemas sobre tú piel que le viene bien a la mía...

miércoles, 14 de febrero de 2018

Estàr vivo


Es una sensación de levedad, es no tocar el piso cuando caminas, es mirar al horizonte y sentirse satisfecho, pleno. 
Es abrir los ojos por la mañana y que tus pulmones se llenen de rocío. Es sentarse a contemplar el humo del café, olvidándose de los deberes por un instante.  
Es mirar al cielo y encontrar un alma gemela. Es la sensación de confort al abrigarte y sentir el calor avanzar entre la tela y tú piel.
Es ponerse los audífonos, escuchar tù canción favorita y jugar con la realidad por los siguientes 3:45 minutos

Estar vivo es el placer de mirar como se forma una sonrisa, seguir el camino curvado que sube hasta las mejillas, finalizando en su voz. 
Estar vivo es cuando el corazón sale del pecho, se cierran los pulmones, te vuelves hielo o tal vez maraca como preámbulo a su llegada, a su voz, a su abrazo.
Estar vivo es la melodía de un piano, el sonido de una guitarra, es hasta un maullido.
Estar vivo es escribir, dibujar, tocar, hablar, correr, mirar, pensar, soltar.
Estar vivo es parar, detener el pensar, cerrar la mente y abrir los sentidos.

Estoy viva cuando escribo mirando la luz de la luna. Cuando un acorde evoca un sentimiento, cuando tengo miedo, cuando siento alegría. 
Estoy viva cuando puedo mirar su voz, cuando extraño, cuando en el pecho no cabe un te quiero. Y cuando el hecho de pensarlo explota en una sonrisa, cuando mis manos se pierden en su piel, cuando lo miro y no necesito mas. Cuando la vida sonríe a través de su voz, de sus manos. Cuando las palabras no salen si no hasta un abrazo.
Estoy viva cuando siento la satisfacción de ser quien soy. 

Mi vida es cuando decido estar viva. Y hoy, hoy lo estoy.









.

jueves, 8 de febrero de 2018

Hay tantos con quien estar pero no con quien ser...


Los árboles guiaban sus pasos como un tejado entre cortado; un oscuro y entramado techo que poco cubría del frío y, que a través de él las nubes aborregadas se juntaban en cúmulos caminantes. 
El viento hacia refulgir las ramas estremeciéndolas con un gélido golpe.  La Luna majestuosa, alumbraba el camino, coloreando la oscuridad con un cálido brillo. 

La noche parecía confeccionada a la medida para un par de sombras amortajadas por la vergüenza y la incertidumbre, que prometía un tal vez.  

A uno, le encantaban las historias difíciles, un jamás era la sabia de su vida. Un alma quebrada y confundida su fruta favorita.  Para el otro, la confusión y lo prohibido eran placeres innegables. La soledad por elección era su estandarte y, sin embargo ahí estaba, con sus pasos alargados y su zagal figura. 

El espacio entre sus cuerpos se acortaba, el rose entre sus manos parecía el preámbulo de algo.... La confusiòn, la ebriedad de la felicidad, el deseo de experimentar seducía sus entrañas. Sin embargo las defensas se alzaban, indecisos muros los abrazaban acogiéndolos en lo conocido, en un "sin esfuerzo" que resultaba cómodo.  

Y así, la Luna se despedía de aquellas siluetas, perdidas que jugaban a buscarse sin saber que ya se pertenecían... 





"Hay tantos con quien estar pero no con quien ser..." -Beret


lunes, 29 de enero de 2018

Mi luz

Y eras luz cuando tú aliento se posaba cerca susurrando: "Quiero estàr contigo"

Eras luz cuando la yema de tus dedos se convirtiò en mi hogar

Eras luz cuando aprendí sobre la tristeza entre tus brazos

Eras luz con tus ideas locas

Eras luz incluso en tu propia oscuridad

Eras luz conmigo

Eres luz y un nudo en la garganta

Eres luz y un recuerdo

Eres luz y la certeza de la vida

Y seràs luz, ya no mìa, ni de mi piel, pero luz al fin

Y eso, eso es lo que importa.




miércoles, 17 de enero de 2018

Compañìa

La respiración agitada de una persona puede dar màs indicios que un Te Quiero, el roce de codo a codo puede hablar màs que un largo beso. Una sonrisa puede ser màs compañìa que un cuerpo. Dos dìas pueden ser màs que tres meses, màs que un año. 

No es el tiempo, ni la juventud. No es la experiencia. Es èl.